FANDOM


Un rebote gestó la remontada americanista y la desilusión escarlata. Muy temprano, Rubens Sambueza tomó una pelota que fue rechazada por la defensa choricera en el cobro de un tiro de esquina, el volante levantó la cara y mandó el balón justo a donde se encontraba Aquivaldo Mosquera, espigado zaguero que le ganó el salto a su marcador, conectó la pelota e, instantes después, salió a correr hacia una esquina para festejar el tanto que encaminó al triunfo 2-0 (3-2 global), con el que Águilas ganó su pase a la final por el título.

Apenas a los 12 minutos de partido, los futbolistas vestidos de amarillo y Miguel Herrera, su entrenador, ya tenían motivos para festejar, para levantar los brazos, todos eufóricos, sabedores de que desde ese instante tenían en sus manos el pase a la serie en la que buscarán el bicampeonato. A unos cuantos metros a la izquierda de lo que parecía una sucursal del manicomio, José Cardozo, manteniendo un puchero en sus rostro que evidenciaba molestia, se quedó petrificado, consciente de que lo que había preparado en la semana desde muy pronto ya era algo obsoleto.

Y es que la apuesta de Pepe había sido tener bien parado atrás a su equipo, con la idea de lanzar pelotas al frente que fueran aprovechadas con la fortaleza y altura de Pablo Velázquez y la rapidez de Edgar El Pájaro Benítez. La idea lucía atractiva, con el 0-0 en el marcador, pero en desventaja y con la obligación de generar peligro, el técnico visitante tenía que buscar de inmediato una nueva fórmula.

Si bien en la cancha los futbolistas de Toluca entendieron que ya no era momento de sacar el colmillo y comerse el cronómetro a la menor provocación, como lo hizo Alfredo Talavera desde el minuto cuatro, al dejarse caer en el césped cuando no tenía nada, en la zona técnica no llegaba ninguna reacción y Diablos entonces lucía limitado en sus intentos, que terminaban en balonazos que siempre ganaban los zagueros azulcrema.

Fue pasados los 40 minutos, cuando por fin Cardozo se animó a arriesgar, a dejar en el olvido lo que practicó desde el viernes para sacar de la cancha a Óscar Rojas, un carrilero nominal, y darle minutos a Carlos Esquivel, un extremo que fue habilitado en esa zona.

A pesar de dicho ajuste, Diablos pudo causar peligro después de muchos minutos de la segunda etapa, cuando ya estaba otro centro delantero (Raúl Nava) acompañando a Velázquez y Antonio Naelson Sinha había sido sacado de la zona de reservas, para ingresar al terreno de juego y comenzar a generar futbol y peligro en la zona defensiva de Águilas.

Fue hasta el 71 cuando Moisés Muñoz fue exigido y comenzó a tomar un rol protagónico en la eliminatoria. En ese instante, Pablo Velázquez ganó una pelota por aire, remató con la testa y vio cómo de manera providencial el guardameta le arrebataba la igualada. Minutos más tarde, a 10 del final, fue Esquivel quien vivió el sabor amargo de la frustración, al mirar a unos metros a Moy cerrando sus piernas para rechazar un riflazo dentro de su área.

Ayer, el destino fue cruel con los escarlatas. Bien dicen que gol fallado es un tanto en contra y, apenas unos momentos después, Cardozo volvió a quedar petrificado luego de que en otro cobro de tiro de esquina América terminara por sentenciarlos. Fue Jesús Molina, volante que había ingresado de relevo, quien se elevó en el área y conectó con decisión el balón que se incrustó en las redes de Alfredo Talavera.

Luego del festejo de Molina, ya sólo hubo tiempo para que Sinha perdiera la cabeza, diera una patada a Layún y se fuera expulsado, y para que Miguel Herrera y toda la afición americanista comenzara a sentir más cerca que nunca la posibilidad de alcanzar el bicampeonato.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar